SURFSKI EN CONDICIONES DE CALOR

Autor: Ekaitz Saies 


Comienza el verano (al menos para nuestros lectores del emisferio norte) y con él empiezan a aflorar el número de competiciones de Surfki. Estas pruebas varían mucho dependiendo del tipo de prueba y de la localización de la misma, pero por lo general, se realizan en mar abierto, y a menudo se intenta que se lleven a cabo en condiciones de “downwind” (a favor del viento).

Las pruebas de downwind hacen que el esfuerzo se realice de forma intermitente, lo que provoca que los palistas más experimentados desarrollen capacidades físicas y psíquicas para poder aplicar más potencia tras los breves periodos de recuperación generados por la técnica del “surfeo”.

Algunas de estas pruebas, sobre todo las del circuito internacional, se llevan a cabo en condiciones climatológicas tropicales. Sabemos por estudios científicos realizados en deportes como el ciclismo o la carrera a pie que el rendimiento de los deportes cíclicos se ve afectado negativamente en climas de mucho calor y humedad.

Existe un estudio piloto realizado por la Universidad de las Antillas y Guayana en Guadalupe con cinco palistas de surfski internacionales que participaron en la Copa del Mundo organizada en dicha localidad.

El objetivo de los investigadores consistía en analizar el comportamiento de la temperatura corporal de los palistas, sus hábitos de hidratación y su rendimiento en condiciones de clima tropical. Para ello, se tomaron medidas de la temperatura corporal y de frecuencia cardíaca mediante aparatos de telemetría, mientras que la ingesta de líquidos se dedujo de los “camelbacks” o bidones de los palistas. Además, se les preguntó acerca de sus sensaciones de hidratación y de calor antes y después de la competición mediante una escala.

La competición se trataba de una prueba de 35 kilómetros en condiciones de downwind, desde Vieux-Bourg a Deshaies en la isla de Guadalupe y bajo temperaturas de 36.8ºC ( ± 2.4°C ) y una humedad relativa del 68% ( ± 3% ).
Los resultados mostraron que el rendimiento estuvo directamente relacionado con un aumento de la temperatura corporal, una mayor frecuencia cardíaca y una menor ingesta de agua.

Obviamente, los mejores palistas demostraron ser aquellos que lograron una mayor intensidad de paleo pero lo curioso es que lo hicieron bebiendo muy poca agua a pesar de haber incrementado notablemnete su temperatura corporal y sin que ésto afectara a sus sensaciones térmicas o a su rendimiento.

Por otra parte, los investigadores pudieron observar que la ingesta de agua previa a la competición aparecía directamente relacionada con una baja temperatura corporal pre-competición.

Esto demuestra que los palistas más experimentados, son capaces de anticipar la intensidad a la que esperan competir y la temperatura con la que van a competir, para así, poder regular su ingesta de agua previa a la competición y durante su curso, y de esta forma, poder prevenir la deshidratación y mantener su rendimiento durante toda la prueba.

 

    

Advertisements

ESTRATEGIAS PARA RECUPERARNOS ENTRE DOS SERIES DE 1000M

Autor: Ekaitz Saies

Pronto llega el verano y con éste, las altas temperaturas. Nos pasamos la mayoría de la temporada entrenando a temperaturas relativamente bajas, y de repente, en el mes de agosto, cuando todo esta en juego (plazas olímpicas, etc.) nos plantamos sin apenas habernos acondicionado a las altas temperaturas de algunos lugares de Centro-Europa.

Recientemente recibí un adelanto de un trabajo que se publicará en la prestigiosa Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports en el mes de junio y en la que sus autores analizan tres tipos de estrategias para recuperarnos durante las pruebas de los 1000 metros en ambientes de mucho calor.

El estudio lo llevó a cabo R. Borne junto a sus colaboradores del Instituto del Deporte Francés (conocido como el INSEP, con sede en París) y en él se analizaron las siguientes estrategias de recuperación entre series de 1000m:

1- Electro-estimulación de baja frecuencia (Veinoplus®)

2- Electro-estimulación de baja frecuencia más un chaleco de hielos (conocido también como cooling vest. El canoista español Jose Luis Bouza lo utiliza a menudo en climas calurosos, al igual que algunos miembros del equipo australiano)

3- Recuperación activa más un chaleco de hielos

bdh_gabarit_left-new2artic_heat_cooling_vest

 

Los investigadores contaron para el estudio con 8 kayakistas varones de élite y los test se realizaron bajo condiciones controladas a una temperatura de 32 grados. Se trata de un estudio cruzado aleatorio en el que los palistas debían realizar dos test de 1000 metros con 30 minutos de recuperación entre uno y otro empleando una de las estrategias de recuperación asignadas.

Se tomaron los datos que ya hemos tratado en el blog anteriormente como la potencia o las paladas por minuto, y además, se tomaron muestras de lactato, pH, y temperatura corporal, de la piel y central. Por otra parte, los investigadores tomaron nota de la percepción de calor de cada deportista después de finalizar cada uno de los test.

Para no aburrirnos con todos los detalles de los resultados, a modo de resumen, los autores del estudio demostraron que la combinación de electro-estimulación de baja frecuencia más un chaleco de hielos (opción 2) ayuda a recuperarnos mejor entre dos test de 1000m en condiciones de mucho calor. Ésto puede ayudarnos a mejorar el rendimiento en el segundo test.

Esta puede ser una estrategia muy interesante en competiciones en las que haya muy poco tiempo entre la eliminatoria y la semi-final como es el caso de la Copa del Mundo que acaba de comenzar hoy mismo en Copenague. Pero me temo que viendo la cantidad de ropa que llevan los participantes, no les hará falta ningún chaleco de hielos.

ENTREVISTA CON ANDERS GUSTAFSSON

Anders-Gustafsson-VM-i-Szeged

Autor: Ekaitz Saies

“AQUELLO QUE PONES DE TU PARTE COMO ENTRENADOR ES VERDADERAMENTE LO QUE CONSEGUIRAS DE TUS DEPORTISTAS.”

Anders Gustafsson, ha sido uno de los mejores palistas de 1000 y 500 metros de la última década. Desde hace más de un año y medio, trabaja como entrenador dentro del programa de alto rendimiento del equipo australiano másculino de 1000 metros.

Como deportista fue ejemplar. Siempre correcto, educado y sonriente. Sus vitrinas están decoradas con medallas de todos los colores. Entre muchos de sus grandes logros, Anders ostenta un título de campeón del mundo, dos de  campeón de Europa en k1 500m, dos veces sub-campeón del mundo en k1 1000m, actuaciones relevantes en cuatro JJOO consecutivos y numerosas medallas más en copas de mundo y campeonatos de Europa.

Como entrenador, ha sido capaz de combinar su humanidad con la firmeza y la precisión de un buen entrenador obteniendo numerosos éxitos en muy poco tiempo.

Conozcámosle un poco más en su faceta de entrenador.

  • El Instituto Australiano del Deporte es uno de los institutos deportivos de más prestigio del mundo y reconocido por la ayuda que ofrecen a sus deportistas y entrenadores. ¿Cómo te sientes en tu nuevo rol de entrenador en Australia y cúal es tu relación con dicha institución en tu día a día?

Actualmente trabajo como técnico dentro del programa de alto rendimiento del equipo australiano de 1000 metros y estoy contratado por la federación australiana de piragüismo.

Nuestro programa recibe la ayuda del Instituto Australiano del Deporte (IAD) y en mi día a día trabajo constantemente con un equipo de profesionales que pertenecen a esta institución. Entre ellos, con los que más relación tengo son nuestro científico del deporte, nuestro coordinador de medicina deportiva y dos entrenadores de fuerza y acondicionamiento físico, además de un tercer entrenador de fuerza y acondicionamiento que acaba de contratar nuestra federación.

Otros miembros de mi equipo son naturalmente, el jefe de equipo de kayak masculino, nuestra dietista del IAD, nuestro psicólogo deportivo, nuestro fisioterapeuta y nuestro equipo de masajistas.

Así que, como verás, es un extenso equipo de trabajo y tenemos reuniones semanales para ponernos al día y en las cuales diseñamos las próximas semanas e incluso aquello que haremos en los próximos días.

De esta manera, logramos que, en base a las conversaciones que mantenemos acerca de cada deportista, tengamos un equipo bastante eficaz y en el cual todos estamos al corriente de todo.

Además, nada más comenzar a trabajar aquí, me inscribieron en un curso de dos años de duración sobre Coaching y Liderazgo del IAD que me parece estupendo y que me ha servido de mucha ayuda. Me alegra poder reconocer que he seguido aprendiendo más acerca de mi deporte y sobre mí mismo en relación a mi transición de competidor a entrenador.

B2nOGnHCcAAv8u_

  • Recientemente tus palistas han tenido sus primeras rondas de selección para el equipo nacional australiano y he de decir que estoy impresionado con el rendimiento que han mostrado. ¿Podrías decirnos que habéis estado haciendo durante la pretemporada? ¿En qué aspectos técnicos os habéis fijado?

¡Sí! ¡Gracias!

Estoy muy contento con la actuación de mi equipo durante la primera ronda de las pruebas de selección nacional. Especialmente me satisface el jóven k4 (18,18,19 y 20 años) que plantaron cara al k4 formado por cuatro campeones olímpicos y que llegaron a tan sólo 0,7 segundos de éstos. Fue algo especial ya que trabajamos muy duro para ello. En cuanto a los k1s, los jóvenes a los que entreno clasificaron respectivamente en 3ª, 4ª, 5ª, 8ª y 10ª posición en una prueba compuesta una vez más por cuatro campeones olímpicos y un medallista de plata en los pasados campeonatos del mundo de Moscú. Además, en los k2s, pudimos plantar cara a un grupo de experimentadísimos palistas de 1000 metros.

Llevo trabajando con este joven grupo de palistas alrededor de año y medio y al principio me centré sobre todo en la cultura del piragüismo y en la actitud para con este deporte. Descubrí que no tenían un sentimiento de equipo y no trabajaban como tal. Nunca estaban en las instalaciones ni antes ni después del entrenamiento y además no parecían disfrutar de los entrenamientos.

El primer gran cambio fue el de ser estricto con los horarios, si llegabas tarde te perdías la sesión. También exijí máximo respeto a la hora de colocarse para las salidas a barco parado o para las series interválicas. Tolerancia cero para aquél que robase la salida.

Al principio fue durísimo para mi y recuerdo que un día dejé a los chicos en el agua y me fuí del entrenamiento decepcionado.

Aprendieron la lección rápidamente y lo que intenté enseñarles fue que esperaba de ellos la excelencia en cada entrenamiento y en cada una de las series, y de cómo aquello además ¡podía ser divertido!

Entonces me planteé diseñar un plan a largo plazo y construir una buena base ya que me di cuenta de que no entrenaban lo suficiente y que no podía ponerles semanas de 160kms desde el primer día.

Durante este último año he ido incrementando progresivamente el volumen y a día de hoy el equipo puede tolerar bien unos altos volúmenes de entrenamiento.

Además, he programado periodos de entrenamiento en altitud para estos jóvenes palistas puesto que creo firmemente en los efectos acumulativos de esta estrategia y si conseguimos comenzar ahora, les abre expuesto a entrenamientos acumulados en altitud durante más de cinco años de aquí a 2020. Algo que estoy seguro les será beneficioso. Por otra parte, me he centrado mucho en las embarcaciones de equipo durante toda la pretemporada y hemos paleado en k2 o en k4 casi cada tarde. Ahora, de cara a las segundas pruebas de selección nos hemos centrado más en los k1s puesto que tengo confianza en los barcos de equipo y no me preocupa que no vayan coordinados o que haya problemas ya que ésto los solucionamos hace semanas.

Cambio a mis palistas continuamente de lugar para que sean lo más versátiles posible ya que el objetivo final es que cuando lleguen al equipo senior puedan ocupar cualquier posición dentro de la embarcación, lo que ayuda enormemente al equipo en su conjunto.

B3t-Kw_CUAAJKB0 

B-cMaw8CUAA0nSs.jpg-large

B5Sk65MCMAACOM8.jpg-large

  • Iñigo Mujika, uno de los fisiólogos deportivos más reconocidos del momento, afirma que existen cuatro pilares básicos dentro del rendimiento deportivo: el entrenamiento, la psicología, la nutrición y el descanso. ¿Qué importancia tienen para ti como entrenador estos cuatro aspectos? ¿Cómo podríamos aplicarlos de manera eficiente cuando tenemos un equipo de palistas tan numeroso como es tu caso?

 En mi grupo de entrenamiento me paso mucho tiempo comunicándome con ellos y sé casi todo acerca de lo que esta pasando en todo momento. De todas formas, no ajusto los entrenamientos de manera individualizada puesto que siempre les trato como a un equipo y todos realizan el mismo trabajo. Tengo la suerte de contar con especialistas en esos cuatro campos y de los que a menudo adquiero ideas. Además éstos hablan individualmente con los deportistas por si tuviesen algunas necesidades especificas o un interés especial acerca de algo en concreto.

Cada mañana les ofrecemos un desayuno y durante ese rato nos visitan los especialistas, los cuales comparten sus conocimientos y educan a los chicos mientras se toman el desayuno. Puede llevarles entre 5 y 20 minutos y personalmente, creo que es de gran utilizad para desarrollar los conocimientos del conjunto y comprender todas piezas de este puzzle compuesto por los entrenamientos, la vida personal y la competición y llevarlas a cabo de manera sostenible.

  • Como deportista has tenido una carrera sobresaliente. ¿Crees que el hecho de haber sido un palista de nivel internacional, te ha dado una perspectiva diferente a la hora de comprender a tus deportistas? Numeroso estudios indican que la empatía y la comunicación son elementos clave para ser entrenadores de éxito en el siglo XXI pero como crees que podemos mejorar estas dos habilidades? 

Mi pasado deportivo me ha dotado de mucha confianza. Mi equipo confía en mi y todo lo que digo viene de mi experiencia y de otras muchas cosas que he aprendido entrenando junto a algunos de los mejores palistas y equipos de cada esquina del planeta.

Comprendo exactamente como te sientes cuando estas cansado, cada repetición realizada, cuando te falta aire y te duelen los brazos tras una serie de tolerancia al ácido láctico y todavía te pedimos que hagas una serie más. Este tipo de experiencias son las que mi equipo cree no tener precio.

Cuando llega la hora de competir, siento que puedo calmarles puesto que creo que todo esta inventado y que cada situación a la que se exponen, ya las hemos vivido yo u otros compañeros de equipo de más experiencia.

Puedo identificar y regular estas experiencias con los deportistas y puedo anticipar lo que piensan, adonde quieren o necesitan ir. Esa es una gran fortaleza. Tal y como dices en la pregunta, la comunicación es la clave y creo que es la única manera de lograr que uno logre sacar de dentro su verdadero rendimiento máximo.

Aquello que pones de tu parte como entrenador es verdaderamente lo que conseguiras de tus deportistas. Yo intento poner la excelencia a cada día y de esa manera puedo esperar lo mismo de mis deportistas. De momento esta funcionando mejor que cualquiera de mis espectativas.

  • Muchas gracias por esta entrevista Anders.

Ha sido un placer Ekaitz.

 

BunPkHuIAAEagWP

ZUMO DE REMOLACHA: ¿puede ayudarnos a mejorar nuestro rendimiento?

¿Se han vuelto locos? pensé cuando leí acerca de la relevancia que estaba adquiriendo la remolacha en el estudio científico orientado al rendimiento deportivo.

Por si acaso me puse a averiguar acerca de cual podía ser el motivo de ese repentino deseo de algunos científicos de investigar dicha hortaliza.

Daily-beetroot-juice-may-help-lower-blood-pressure-Study

El motivo se debe a su alto contenido en nitratos de sodio el cual tiene efectos positivos como una potencial modulación de la presión sanguínea en reposo, una posible ayuda al metabolismo energético del músculo y a una reducción significativa del coste de oxigeno requerido para realizar un esfuerzo sub-máximo.

Parece ser que estos beneficios se pueden ver mediados por una conversión de nitrato inorgánico en nitrato bioactivo que finalmente resulta en oxido nítrico.

Hace unas semanas leí un estudio realizado una vez más por una universidad australiana en la que al parecer, la ingesta de zumo de remolacha mejoró el rendimiento de los piragüistas que participaron en una prueba de 500 metros en agua y que también mejoró la economía de paleo en kayak-ergómetro de otros palistas. Todos ellos de nivel nacional o internacional.

Se realizaron dos estudios paralelos: en el primero se contó con 6 palistas varones que debían de realizar un test de 4 minutos en el laboratorio sobre un ergómetro.

Para el segundo estudio se contó con 5 palistas femeninas de nivel internacional, las cuales debían de realizar un test contra-reloj de 500 metros.

Para el primer estudio, los palistas varones realizaron 3 pruebas de ergómetro que fueron: un test incremental de 7 series de 4 minutos y dos pruebas de 4 minutos a la máxima intensidad posible.

2 horas y media antes de realizar el calentamiento, los palistas ingirieron 70 ml de zumo de remolacha que contenía alrededor de 4.8 mmol de nitrato o un placebo (mismo sabor pero sin nitrato).

Las distancias recorridas durante los 4 minutos de prueba en ambas condiciones no fueron diferentes pero el volumen de oxigeno máximo durante esos 4 minutos fue significantemente inferior tras haber ingerido el zumo de remolacha, lo que resultó en una mejora en la economía del ejercicio.

Para determinar si la remolacha mejoraba el rendimiento de un test de 500 metros en el agua, las palistas internacionales realizaron dos pruebas con 4 días de separación entre ellos.

Al igual que se hizo con los varones, dos horas antes del test bebieron el zumo de remolacha o el placebo. Curiosamente, en este caso, las mujeres mejoraron sus tiempos en 500 metros en un 1,7% tras haber tomado el zumo de remolacha.

r414809_1964725

De todas formas, existe otro estudio anterior a éste realizado en una universidad escocesa    en la que a pesar de existir una reducción del VO2 no encontraron ninguna mejora durante un test de 1000m a la máxima intensidad.

¿Cual puede ser la respuesta a estos dos hallazgos que se contradicen?

La opinión de algunos expertos en la materia es que depende del contenido de nitratos de la dieta de cada individuo. Es decir, que si un deportista lleva una dieta rica en nitratos (remolacha, espinacas, etc.) su rendimiento deportivo no mejorará tras la ingesta de un zumo de remolacha concentrado. Al contrario, si un deportista no consume suficientes nitratos, en ese caso, un vaso de zumo de remolacha puede ayudarle a ir más rápido en una intensa prueba deportiva.

Vamos que Popeye no andaba del todo desencaminado.

8916-popeye-the-sailor-cartoons-spinach_1920x1080

¿Puede un tipo de asiento hacerme ir más rápido?

Siempre me he preguntado acerca de cómo el material deportivo puede mejorar nuestro rendimiento. Un caso muy típico entre palistas de diferentes modalidades es el de preguntarse el uno al otro acerca de las medidas de la pala. Es bastante cotidiano escuchar entre miembros de un mismo grupo de entrenamiento preguntas como: ¿Cuánto mide tu pala? ¿de que medida son tus cucharas?, pero siempre me ha parecido curioso el hecho de que nunca le hayamos prestado demasiada atención al asiento.

Si nos ponemos a pensar, la trasmisión a la piragua pasa por dos puntos principales: el trasero y los talones. Cualquier movimiento que ejerzamos sobre el asiento puede influir en que la piragua tenga más o menos “roll” (girar hacia uno y otro lado), lo que a su vez hace que la resistencia del agua sobre el casco de la embarcación sea mayor o menor (sin mencionar los cabeceos, bandazos, leves movimientos laterales del mismo eje, etc.). Puede ser que además del estilo y de la técnica del palista, la forma del asiento también influya de alguna manera en la hidrodinámica de la piragua debido a las diferentes fuerzas que el palista ejerce sobre su asiento.

En un estudio dirigido por J.S. Michael de la Universidad de Sydney y publicado en la International Journal of Sports Medicine en 2010, descubrieron que sobre un ergómetro los palistas generaban más potencia cuando empleaban un asiento giratorio (swivel seat) que cuando utilizaban un asiento estándar.

El protocolo que siguieron fue el de realizar en primer lugar un calentamiento submaximal, seguido de un test en un kayak-ergómetro. Para ello, escogieron aleatoriamente a 10 kayakistas de élite (su edad: 25+/-6 y su peso corporal de 84.9+/-5.8 kg).

Cada palista realizó dos test en los que se utilizó uno de los dos asientos asignados de manera aleatoria.

Durante los controles, se midieron la espiración (respiratoria), el ritmo cardíaco y la potencia generada, y por otra parte, se calculó la eficiencia total del paleo. Por último, se tomaron muestras de lactato al finalizar cada prueba.

Tras realizar los análisis estadísticos pertinentes, los autores vieron que palear con un asiento giratorio generaba más potencia media sobre una prueba de 2 minutos de duración que si se empleaba un asiento fijo.

Basándose en los resultados obtenidos tras este estudio, sus autores se preguntaron si esto mismo podría ocurrir en condiciones reales. Es decir, sobre el medio acuático.

Bien, para responder a esta pregunta, a comienzos de este año realicé un pequeño estudio de caso a nivel personal utilizándome a mi mismo como sujeto. Me gustaría en primer lugar adelantar que el estudio cuenta con algunos fallos de protocolo y un déficit de muestra que lo haría imposible de ser aceptado como estudio científico válido, pero de todas formas, me gustaría compartirlo con vosotros de manera anecdótica.

El estudio se llevó a cabo durante los días 14, 16 y 18 de enero de 2014 y en él realicé 6 series de 100 metros a barco parado con una recuperación total. Para todos los test se empleó el mismo K1 (NELO Vanquish 4) y la misma pala (Bracsa I S-min extra light).

Para el estudio se emplearon 3 tipos de asientos diferentes a los que anteriormente me había familiarizado durante un mes (cada día utilizaba uno diferente). Los asientos fueron escogidos basándome en algunos de los asientos empleados por los medallistas olímpicos de k1 1000m, k1 500m, k1 200m y k2 200m de los dos últimos Juegos Olímpicos:

-Asiento giratorio (gira sobre un eje central)

IMG_8904.JPGIMG_8903.JPG

-Asiento fijo estándar con una tela de teflón (para deslizar sobre ella)

IMG_8901.JPG

-Asiento fijo alto.

IMG_8902.JPG

Cada día se realizaron 2 series con cada uno de ellos y el orden fue aleatorio (3 y 3).

Se analizaron 2 variables empleando un aparato triaxial desarrollado por la empresa Catapult llamado Minimaxx. Las variables a estudio fueron:

1) Tiempo sobre los metros 10 y 90.

2) Roll (movimientos laterales).

Si os fijáis en la tabla y en la gráfica de abajo podréis ver cómo el asiento con el que más rápido fui (si tomamos en cuenta las medias de los tiempos realizados con cada asiento) fue el asiento fijo alto.

seats

Captura de pantalla 2014-10-14 a la(s) 14.47.17

Según parecen indicar los escasos estudios empíricos que existen sobre los 200 metros, el hecho de poder alcanzar un pico máximo de velocidad durante los primeros 100 metros es de vital importancia.

Basándonos en mi estudio de caso anecdótico, podríamos decir que el asiento fijo alto sería el más indicado para mí en caso de competir en 200m. De todas formas, y éste es un dato que me parece relevante, el “roll” con el asiento giratorio y el estándar con la tela de teflón era muchísimo menor que cuando empleaba el asiento fijo alto, lo que hidrodinámicamente el asiento alto pudiera perjudicarme sobre distancias más largas con respecto a los otros dos tipos de asientos.

Si nos fijamos en los asientos empleados por los palistas medallistas en los 2 últimos Juegos Olímpicos y Campeonatos del Mundo (lo siento, pero por respeto hacía ellos no puedo citar cual utiliza cada uno) vemos que no hay consenso puesto que cada uno parece emplear uno diferente e incluso con variaciones dentro de un mismo tipo.

Por lo que en mi opinión, al igual que ocurre con las palas, lo importante es que cada uno vaya cómodo con su material.

Dicho esto, los aparatos de telemetría pueden ayudarnos a que cada palista pueda sacar más provecho a su estilo y a su técnica para poder ir más rápido sobre el agua, además de acortar el proceso de ensayo-error.

¿Influye la fatiga mental en nuestro rendimiento?

Llevo unos años observando a palistas de élite de diferentes modalidades del piragüismo y me gustaría compartir con vosotros algunas de las preguntas que se me han ocurrido tras haber estudiado el artículo científico que explicaré a continuación y que trata acerca de la fatiga mental y de su influencia en el rendimiento.

No se si alguna vez os habéis fijado en el trabajo psicológico que muchos palistas llevan a cabo antes de una competición importante. Muchos de ellos, visualizan el recorrido hasta el último detalle (en el caso del slalom) y otros se imaginan su carrera perfecta (me incluyo en este grupo). Es posible que esto ayude al deportista a entrar en un estado mental óptimo para afrontar esa competición, pero ¿qué ocurre si pensamos demasiado? o ¿si realizamos ejercicios mentales intensos?

¿nos ayuda esto a rendir más, o al contrario, puede perjudicarnos?

IMG_7387

IMG_7435

Sabemos que numerosos estudios han podido demostrar cómo la fatiga muscular perjudica el rendimiento, pero muy pocos (los podríamos contar con los dedos de una mano) han estudiado si la fatiga mental también afecta al rendimiento deportivo.

La fatiga mental es un estado psicobiológico causado por periodos prolongados de actividad cognitiva exigente. Sabemos que la fatiga mental afecta al rendimiento cognitivo, pero su efecto en el rendimiento deportivo todavía no se ha investigado en profundidad. Por eso, he escogido un estudio (disponible online) que aborda esta temática.

El estudio lo dirigió Samuele Marcora de la Universidad de Kent y en él participaron 16 sujetos escogidos aleatoriamente. Todos ellos se sometieron a dos pruebas en las que los deportistas tenían que realizar un test maximal (hasta no poder más) por encima del 80% de su pico máximo de potencia en una bicicleta estática. La única diferencia es que antes de realizar el test, los sujetos debían someterse a 90 minutos realizando una tarea cognitiva exigente (únicamente debían teclear con los dedos) o en cambio, debían ver simplemente durante 90 minutos un documental emocionalmente neutral.

Los resultados tras realizar los experimentos, indicaron que los sujetos rendían menos tras el ejercicio de fatiga mental. Curiosamente, este efecto negativo no fue mediado por factores cardiorespiratorios ni musculoenergéticos (segunda gráfica), sino que fue la percepción de la fatiga lo que hizo que los deportistas alcanzasen sus niveles de fatiga máxima y abandonasen la prueba antes.

 F1.large

En la gráfica de arriba podemos ver cómo la fatiga percibida de aquellos que realizaron la tarea cognitivamente exigente fue mayor que aquellos que vieron el documental.

F2.large

Cómo habréis podido observar, el estudio no se realizó con piragüistas, pero creo que sería bastante factible poder replicar este estudio al menos con palistas de pista en un laboratorio y empleando un kayak-ergómetro.

IMG_5554

De todas formas, lo que más preguntas me ha generado es que si en un entorno tan fácil de controlar, como es el de una bicicleta estática dentro de un laboratorio, la fatiga mental afecta al rendimiento objetivo, ¿cómo afectaría esa fatiga mental en disciplinas tan variables y que requieren de un estado mental óptimo para la competición como pueden ser el caso del surfski o el slalom en aguas bravas? 

Tras los resultados obtenidos por esta investigación, intuyo que la fatiga mental puede influir negativamente en el rendimiento de los palistas de surfski debido al altísimo nivel de concentración que requieren las competiciones de esta disciplina, en las cuales los palistas de élite no desaprovechan ni una ola durante regatas de más de una hora de duración.

IMG_5468

A su vez, después de hablar sobre este tema con Aritz Fernandez, entrenador del equipo nacional de slalom Junior y Sub23 junto con Toni Cadena, llegamos a la hipótesis de que lo mismo podría ocurrir con el slalom, puesto que aunque las competiciones duren alrededor de 100 segundos, la complejidad de los recorridos y       de los canales, hacen que un palista de aguas bravas tenga que mantener su mente lo más alerta posible durante ese breve periodo de tiempo y una fatiga mental podría afectar al rendimiento.

IMG_7445IMG_7471

Por todo ello, parece razonable pensar que antes de una competición, o incluso durante el periodo de puesta a punto (entre 3 a 21 días), los deportistas procuren no someterse a duros ejercicios mentales. Es decir, que al igual que ponemos nuestro cuerpo a punto, sería interesante también hacerlo con nuestra mente.

En resumen, deberíamos pensar,  pero no demasiado.

IMG_7492

LA INFLUENCIA DE LA FUERZA DEL TREN SUPERIOR EN EL RENDIMIENTO

Tras ese merecido periodo de descanso del que os hablé en el post anterior, llega la hora de planificar los objetivos de la temporada y de ponernos a pensar en qué es lo que tenemos que hacer para llegar a lograrlos.

Para hoy he escogido un estudio de la Universidad de Sunshine Coast de Australia dirigido por MR. McKean y publicado hace tan sólo 2 meses en la International Journal of Sports Physiology and Performance (vamos qué, recién salido del horno). La investigación trata sobre la influencia que tiene la fuerza del tren superior en el rendimiento de kayakistas de élite de aguas tranquilas.

La muestra estaba compuesta por 15 palistas de élite varones y 10 palistas de élite mujeres (que más tarde se redujo a 9 hombres y 8 mujeres) y los datos se recabaron a lo largo de 3 años consecutivos.

Por todos es sabido que el entrenamiento de fuerza en seco es una pieza fundamental para alcanzar un buen rendimiento y por eso, los autores de esta investigación se plantearon tres objetivos:

1) En primer lugar, querían determinar la relación entre los tiempos que realizaron los palistas que conformaron la muestra (palistas de élite de Australia) sobre las distancias de 1000m, 500m y 200m y los valores de fuerza de esos mismos palistas.

2) En segundo lugar, buscaban identificar los cambios en los niveles de fuerza durante un periodo de 3 años en relación a los tiempos que realizaron durante ese periodo.

3) Por último, querían comparar la progresión de los tiempos de todos esos palistas de élite comparados con los tres primeros clasificados de cada distancia en los campeonatos nacionales de Australia.

Las identidades de los sujetos a estudio de este tipo de investigaciones son anónimas y por ello no quiero mojarme demasiado en especular acerca de quiénes pueden ser estos palistas, pero si nos centramos en los tres primeros clasificados del campeonato australiano, sin duda nos encontraremos con algún medallista olímpico.

En cuanto a los resultados, los investigadores encontraron una correlación directa y significativa entre los niveles de fuerza y los tiempos realizados durante los 3 años que duró el estudio.

Para aquellos que os gusten los números y las estadísticas, en esos tres años, las medias de los tiempos en 1000m en hombres se redujo en un 4,8% y el tiempo de las mujeres sobre 500m se redujo en un 7,3%. En cuanto a los 200m, la media de los tiempos de ambos sexos se bajó en un 9,1%.

Uno de los resultados que más interesantes me ha parecido es que las diferencias de las mujeres finalistas en comparación con las medallistas pasó de un 11,9% a un 1,1% durante el último año. Es decir, que cada vez la cosa se ponía más justa.

Por otra parte, durante ese último año, se produjo un incremento en el levantamiento del peso de una repetición máxima (1RM) en press de banca de un 13% para los hombres y un 6,5% para las mujeres coincidiendo con un 1% de una mejora en su rendimiento en el agua. En cuanto al remo tumbado, los incrementos fueron de un 10% para los hombres y un 2,3% para las mujeres coincidiendo una vez más con un descenso de los tiempos en el agua de un 1%.

Muchos estaréis pensando en que una mejora de un 1% casi ni se puede apreciar, pero si nos fijamos en las diferencias de los tiempos que se están haciendo a nivel internacional, nos damos cuenta que en muchos casos incluso una mejora inferior a ese 1% supondría que un 7º fuera medallista o que un 4º en semifinales entrase primero en su serie.

Obviamente podemos pensar en muchos más factores y variables que nos hagan mejorar ese 1% (nutrición, recuperación, periodización del entrenamiento, etc.) pero resulta interesante saber que en una muestra de palistas de élite, a medida que se iban poniendo más fuertes en el gimnasio, también reducían sus tiempos en el agua.

Cómo ocurre con muchas investigaciones científicas, a cada respuesta que encontramos, surgen muchas más preguntas. Los tiempos realizados en el agua (un medio muy variable) no pueden ser tan controlables como aquellos resultados obtenidos en el laboratorio o en el gimnasio, pero a su vez, se han obtenido en el medio natural de los deportistas, por lo que en mi opinión, sin duda deberíamos tomar en cuenta los datos observados por los autores de este estudio.

Ahora que viene el frío invierno, para aquellos que os gusten las pesas ya tenéis una buena escusa para darle duro a los hierros, y para aquellos que nunca nos han gustado demasiado, al menos tenemos una buena razón para machacar en el gimnasio.

IMG_8739.JPG

FIN DE TEMPORADA. ¿QUÉ HAGO? ¿ENTRENO O NO HAGO NADA?

Hacía tiempo que quería comenzar a escribir un blog acerca de los diferentes estudios científicos que se han llevado a cabo dentro de las diferentes modalidades del piragüismo y traducirlas a un lenguaje más común y comprensible por todos, para que de ese modo, todos podamos beneficiarnos de aquello que a menudo nos parece tan oscuro y distante pero que a su vez puede ayudarnos a sacarle un mayor provecho a nuestros entrenamientos, competiciones y estados psicológicos. Me gustaría estrenar este blog con una entrada acerca de un estudio que me ha parecido muy interesante y el cual fue dirigido por Jesús García Pallarés de la Universidad de Murcia, un viejo amigo con el que primero compartí vivencias en la Residencia Joaquín Blume durante el año 99 mientras éramos miembros de la selección española junior (él en canoa y yo en kayak) y que posteriormente fue técnico del Equipo Nacional de Piragüismo. El estudio se publicó en la Journal of Sports Science and Medicine en el año 2009 y trata acerca de algo que supongo que muchos de nosotros estaremos haciendo ahora mismo: recuperándonos de una dura temporada competitiva. A este periodo de transición se le suele llamar periodo de desentrenamiento, el cual trata de recuperarnos física y mentalmente para afrontar mejor los entrenamientos de la pretemporada. Dos de los padres de la periodización del entrenamiento, Tudor Bompa y Vladimir Issurin, hablan acerca de la necesidad de incorporar en el programa anual unos periodos de regeneración tras concluir las principales competiciones de la temporada, pero no están claras las consecuencias que un descanso de 4 a 6 semanas pueda tener sobre el rendimiento de los deportistas de élite. En dos estudios realizados con deportistas de alto nivel, los resultados mostraron un descenso en el rendimiento de los deportistas posiblemente relacionados con ese cese de la actividad deportiva durante el periodo de descanso. Por todo ello, el autor de este estudio sobre el desentrenamiento en piragüistas de élite, realiza una comparativa entre dos grupos aleatoriamente escogidos del equipo nacional masculino de kayak. La muestra constaba de 14 hombres, todos finalistas en campeonatos del mundo y entre ellos dos campeones olímpicos (¿os suena quiénes pueden ser?).

La media de edad era de 25.2 años, la altura de 1.81m, masa corporal de 84,2kg, experiencia de entrenamiento de 11.1 años y un volumen de paleo anual de 4415kms. Todos los palistas realizaron previo al estudio una temporada completa de 47 semanas y que culminaron con el Campeonato del Mundo. Todos realizaron un test de ergómetro incremental maximal y hasta el agotamiento 25 días antes del campeonato del mundo, para no interferir con la puesta a punto. A este test le llamó T1 (la referencia nos sirve para la gráfica de abajo) y 5 semanas más tarde se realizó el mismo test (T2). Como se ha mencionado anteriormente, la muestra se dividió en 2 grupos: 7 palistas no realizaron ningún entrenamiento físico durante las 5 semanas de recuperación. A este grupo se le nombró CE (cesión de entrenamiento). Y los otros 7 palistas (grupo RE) realizaron 1 sesión semanal de fuerza (3x 12 repeticiones en dorsal, pectoral y sentadilla) y 2 sesiones de resistencia (40′ de carrera el lunes y 40´ de paleo el viernes a R1, zona 1 o al 80% VO2max). En los 4 días restantes no realizaron ningún entrenamiento.

En el estudio se analizaron numerosas variables fisiológicas pero para este post nos vamos a centrar en los niveles de potencia aeróbica que es un indicador interesante para saber que es lo que ha ocurrido con esa capacidad fisiológica durante ese periodo de transición. Tal y como podemos observar en la gráfica de abajo (nos centraremos sólo en los 4 primeros pilares), ambos grupos (CE y RE) dieron valores de VO2max similares en el primer test, pero tras el periodo de descanso podemos observar como en el segundo test (T2), el grupo que realizó 3 entrenamientos semanales puntúa más alto que el grupo que cesó por completo su actividad física.

Captura de pantalla 2014-09-18 a la(s) 12.48.31

Estos resultados indican, que una cesión del entrenamiento durante la transición de una temporada a otra, produce un mayor descenso del rendimiento que si se emplea un programa de reducción del entrenamiento, por lo que podría ser interesante que, con el fin de minimizar la perdida de los niveles de resistencia adquiridos durante la temporada, empleásemos algunas estrategias planificadas de reducción de la carga de entrenamiento. Probablemente muchos os hayáis dado cuenta de esto de manera intuitiva pero siempre da cierta seguridad que la ciencia avale aquello que algunos lleváis tiempo haciendo de manera quizás menos sistemática. De todas formas, la ciencia no es la verdad absoluta sino un acercamiento a las respuestas que nos planteamos en diversos campos del conocimiento. Los hallazgos de esta investigación pueden ser aplicables a cualquiera de las modalidades del piragüismo, puesto que aunque el estudio se haya realizado con palistas de pista, también pueden servir para aquellos que compitan en slalom, surfski, maratón, etc. Yo por si acaso, intento llevarlo a cabo con nuestros palistas del Centro de Tecnificación de pista y slalom del País Vasco.