SURFSKI EN CONDICIONES DE CALOR

Autor: Ekaitz Saies 


Comienza el verano (al menos para nuestros lectores del emisferio norte) y con él empiezan a aflorar el número de competiciones de Surfki. Estas pruebas varían mucho dependiendo del tipo de prueba y de la localización de la misma, pero por lo general, se realizan en mar abierto, y a menudo se intenta que se lleven a cabo en condiciones de “downwind” (a favor del viento).

Las pruebas de downwind hacen que el esfuerzo se realice de forma intermitente, lo que provoca que los palistas más experimentados desarrollen capacidades físicas y psíquicas para poder aplicar más potencia tras los breves periodos de recuperación generados por la técnica del “surfeo”.

Algunas de estas pruebas, sobre todo las del circuito internacional, se llevan a cabo en condiciones climatológicas tropicales. Sabemos por estudios científicos realizados en deportes como el ciclismo o la carrera a pie que el rendimiento de los deportes cíclicos se ve afectado negativamente en climas de mucho calor y humedad.

Existe un estudio piloto realizado por la Universidad de las Antillas y Guayana en Guadalupe con cinco palistas de surfski internacionales que participaron en la Copa del Mundo organizada en dicha localidad.

El objetivo de los investigadores consistía en analizar el comportamiento de la temperatura corporal de los palistas, sus hábitos de hidratación y su rendimiento en condiciones de clima tropical. Para ello, se tomaron medidas de la temperatura corporal y de frecuencia cardíaca mediante aparatos de telemetría, mientras que la ingesta de líquidos se dedujo de los “camelbacks” o bidones de los palistas. Además, se les preguntó acerca de sus sensaciones de hidratación y de calor antes y después de la competición mediante una escala.

La competición se trataba de una prueba de 35 kilómetros en condiciones de downwind, desde Vieux-Bourg a Deshaies en la isla de Guadalupe y bajo temperaturas de 36.8ºC ( ± 2.4°C ) y una humedad relativa del 68% ( ± 3% ).
Los resultados mostraron que el rendimiento estuvo directamente relacionado con un aumento de la temperatura corporal, una mayor frecuencia cardíaca y una menor ingesta de agua.

Obviamente, los mejores palistas demostraron ser aquellos que lograron una mayor intensidad de paleo pero lo curioso es que lo hicieron bebiendo muy poca agua a pesar de haber incrementado notablemnete su temperatura corporal y sin que ésto afectara a sus sensaciones térmicas o a su rendimiento.

Por otra parte, los investigadores pudieron observar que la ingesta de agua previa a la competición aparecía directamente relacionada con una baja temperatura corporal pre-competición.

Esto demuestra que los palistas más experimentados, son capaces de anticipar la intensidad a la que esperan competir y la temperatura con la que van a competir, para así, poder regular su ingesta de agua previa a la competición y durante su curso, y de esta forma, poder prevenir la deshidratación y mantener su rendimiento durante toda la prueba.

 

    

Advertisements

ESTRATEGIAS PARA RECUPERARNOS ENTRE DOS SERIES DE 1000M

Autor: Ekaitz Saies

Pronto llega el verano y con éste, las altas temperaturas. Nos pasamos la mayoría de la temporada entrenando a temperaturas relativamente bajas, y de repente, en el mes de agosto, cuando todo esta en juego (plazas olímpicas, etc.) nos plantamos sin apenas habernos acondicionado a las altas temperaturas de algunos lugares de Centro-Europa.

Recientemente recibí un adelanto de un trabajo que se publicará en la prestigiosa Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports en el mes de junio y en la que sus autores analizan tres tipos de estrategias para recuperarnos durante las pruebas de los 1000 metros en ambientes de mucho calor.

El estudio lo llevó a cabo R. Borne junto a sus colaboradores del Instituto del Deporte Francés (conocido como el INSEP, con sede en París) y en él se analizaron las siguientes estrategias de recuperación entre series de 1000m:

1- Electro-estimulación de baja frecuencia (Veinoplus®)

2- Electro-estimulación de baja frecuencia más un chaleco de hielos (conocido también como cooling vest. El canoista español Jose Luis Bouza lo utiliza a menudo en climas calurosos, al igual que algunos miembros del equipo australiano)

3- Recuperación activa más un chaleco de hielos

bdh_gabarit_left-new2artic_heat_cooling_vest

 

Los investigadores contaron para el estudio con 8 kayakistas varones de élite y los test se realizaron bajo condiciones controladas a una temperatura de 32 grados. Se trata de un estudio cruzado aleatorio en el que los palistas debían realizar dos test de 1000 metros con 30 minutos de recuperación entre uno y otro empleando una de las estrategias de recuperación asignadas.

Se tomaron los datos que ya hemos tratado en el blog anteriormente como la potencia o las paladas por minuto, y además, se tomaron muestras de lactato, pH, y temperatura corporal, de la piel y central. Por otra parte, los investigadores tomaron nota de la percepción de calor de cada deportista después de finalizar cada uno de los test.

Para no aburrirnos con todos los detalles de los resultados, a modo de resumen, los autores del estudio demostraron que la combinación de electro-estimulación de baja frecuencia más un chaleco de hielos (opción 2) ayuda a recuperarnos mejor entre dos test de 1000m en condiciones de mucho calor. Ésto puede ayudarnos a mejorar el rendimiento en el segundo test.

Esta puede ser una estrategia muy interesante en competiciones en las que haya muy poco tiempo entre la eliminatoria y la semi-final como es el caso de la Copa del Mundo que acaba de comenzar hoy mismo en Copenague. Pero me temo que viendo la cantidad de ropa que llevan los participantes, no les hará falta ningún chaleco de hielos.